Memoria de unos días inolvidables en O Barqueiro

(“VI Xornadas Memoria dun Tempo”, agosto de 2016)

14231240_657503764408459_4838054442183619726_o

No centro Matías Escalera Cordero- mestre  e escritor madrileño- recitando un poema durante a celebración da IV Homenaxe a Republicanos e Libertarios na Ponte Vella do Barqueiro. Á súa esquerda, Hilda Farfante- antiga mestra e familiar de mestres asturianos represaliados- e á dereita, Bernardo Penabade -filólogo e mestre no IES Perdouro de Burela –  quen realizou unha adaptación en galego do poema de Matías.

Por Matías Escalera Cordero

Este verano, tuve la suerte de ir dos veces a Galicia, la primera, a la Feria del Libro de A Coruña, a principios de agosto, y, la segunda, a mi querida Mariña Alta de Lugo, a la segunda edición de la Feria del Libro de Burela, a finales de ese mismo mes. Y, durante ese fin de semana, tuve la inmensa fortuna de participar en las “VI Xornadas Memoria dun Tempo”, en O Barqueiro, del concello de Mañón, organizadas por un grupo de personas asombrosas, que contra toda previsión lógica logran, años tras año, organizar unos encuentros de calidad e intensidad extraordinarias.

Entre los actos que constituyen las jornadas, desde hace cuatro años, está el emocionante homenaje a las víctimas republicanas y libertarias asesinados en el cercano Ponte Vella do Barqueiro.

Justo el año pasado, durante la primera edición de la Feria del Libro de Burela, tuve la oportunidad de conocer, a través de la persona que me ha conectado con la memoria de la Mariña Alta, mi queridísimo amigo Bernardo Penabade, alma de tantas cosas buenas en toda la comarca, los sucesos acaecidos en ese lugar, durante un paseo inolvidable acompañado de Hilda Farfante, otro espíritu indomable de la memoria y de la dignidad de las víctimas, y de la novelista Marta Sanz, que había sido invitada, como yo mismo, a la Feria del Libro de Burela.

A lo largo de ese paseo, Hilda y Bernardo nos fueron contando lo allí acontecido y, desde ese momento, me propuse contribuir de algún modo al homenaje que al borde del camino, junto al pequeño monolito que recuerda y honra a las víctimas, cada año, desde hace unos cuantos, allí se celebra. Y este verano pude cumplir ese deseo… Así, cuando Bernardo Penabade me dijo que mi estancia en Burela coincidiría con las Xornadas de O Barqueiro mi alegría fue enorme.

El acto fue intenso, emocionante, sencillo, verdadero y austero, como eran las víctimas… Hubo intervenciones al borde del llanto, y otras directamente entre lágrimas, y las bellas canciones de Andrés Rodríguez; todo con una dignidad acorde con la de quienes recordábamos… Mi intervención fue la lectura de un poema de mi último poemario, “LA CACERÍA DE LOS HOMBRES CONEJOS”, dedicado a todas las víctimas de la barbarie fascista y militarista, que Bernardo Penabade tradujo al gallego, en una versión intensísima, exacta y vibrante que nos estranguló la garganta, por momentos. Gracias por ello, querido amigo; y gracias a todos por acogernos como lo hicisteis, a mí y a los otros forasteros que, de modo casual o intencionado, participamos en ese acto.

Pero el verano y las circunstancias me iban a hacer otro hermoso regalo, asistir a algunas de las sesiones de las Xornadas, además de al homenaje a las víctimas de la Ponte Vella… Especialmente, asistir a la hermosa intervención de Claudio Rodríguez Fer (que, parece increíble la casualidad, aunque esta en realidad finalmente no exista, fue la persona amiga que me ayudó a presentar mi último libro en la Feria de A Coruña, unas semanas antes, sin saber aún, ninguno de los dos, que de nuevo coincidiríamos en O Barqueiro) y su mujer Carmen Blanco, con unas actuaciones plenas de emoción y contenido, dedicada a las “mulleres libres e vida liberada fronte á ditadura”.

Y para culminar todo, tuve la inmensa suerte de asistir también al conmovedor recital protagonizado por Miro Casabella, el primer cantautor gallego al que en mi juventud escuché (junto con mis muy queridos y admirados Fuxan Os Ventos); y, de nuevo, Andrés Rodríguez, en el Bar Queiro, de O Barqueiro. Un broche de oro a unos días maravillosos. Moitas grazas, compañeiros.

Matías Escalera Cordero ( Madrid, 1956) é licenciado en Filoloxía Hispánica pola Universidade Autónoma. De xoven, foi bolseiro do Instituto Pushkin de xoven, exerceu a docencia na universidade de Ljublijana (Eslovenia). Agora é mestre en  Alcalá de Henares ademáis de adicarse ao xornalismo especializado e á literatura a través da edición e da escrita en todos os xéneros, conseguindo premios como o Margarita Xirgu en 2009, pola súa labor dramatúrxica. O seu último poemario foi presentado este 2016 na Feira do Libro da Coruña e titúlase Del amor: de los amos y del poder: de los esclavos (Amargord, Madrid). Forma parte de AMECECA, asociación creada no 2010 para “restaurar la dignidad y la memoria de las víctimas republicanas de la Guerra Civil y la Posguerra en la ciudad de Cáceres”. No 2014, levantaron un Memorial no cemiterio desta cidade extremeña.

Advertisements