A voz que facemos nosa…

PORQUE ELA FALA POR TODAS E POR TODOS

NÓS

(Texto íntegro da intervención de Hilda Farfante na Ponte do Barqueiro na tarde do día 21 de agosto de 2015 durante a celebración do Encontro da Memoria)

11944771_760333150762285_653512180_nDe esquerda a dereita: Andrés Fernández Rodríguez (cantautor do Carballiño), Xosé Luis Rivas –Mini (músico, mestre e político), Bernardo Penabade (profesor no Instituto IES Perdouro de Burela), Baldomero Iglesias –Mero (músico, mestre e poeta), Hilda Farfante (mestra e filla de mestres republicanos represaliados), María Xesús Armada (mestra e neta do asasinado alcalde republicano do Barqueiro), Paco Luis R. Guerreiro (mestre e integrante do colectivo Pensamento e Sementeira de Viveiro) e Sara Rivera ( filóloga e familiar de represaliados do Barqueiro).

Me piden que escriba algo sobre las impresiones y sensaciones que he vivido en mi intervención en el puente del Barqueiro en las jornadas “Memoria dun tempo”. Allá va…

Son 52 años pasando la Ponte Vella y teniendo siempre en la mente y en el corazón aquellos terribles asesinatos en la esquina del Barqueiro con la tremenda crueldad de arrojarlos después a la Ría.

¡Y el silencio… el horror del silencio!

¡Ni una palabra!, ¡Ni una sola palabra!

Alguna flor arrojada como con disimulo y ¡ni una sola palabra!

Por eso, antes de empezar a hablar, en estas jornadas tan maravillosas, que organizais desde hace cinco años, casi me ahoga la emoción de tantos años de silencio.

¡Me gustaría gritar, gritar mucho y mucho más alto para que mi voz cruzara el Puerto del Acebo (allá por la Fonsagrada) y llegara hasta la cuneta donde dejaron a mi madre y hasta el barranco por el que tiraron a mi padre y que supieran que su hija sigue buscándolos y honrando a los que, como ellos, fueron asesinados por defender la legalidad de la IIª República.

Y recuerdo y digo el poema de Mariña Peña, porque lo que dicen sus versos es lo que pienso hacer en lo que me resta de vida.

hilda 3                    Hilda Farfante durante a súa intervención na Ponte do Barqueiro

Mientras me quede voz

hablaré de los muertos,

tan quietos, tan callados,

¡tan molestos!

Mientras me quede voz

hablaré de sus sueños,

de todas las traiciones,

de todos los silencios,

de sus huesos sin nombre

esperando el regreso.

De su entrega absoluta,

de su dolor de invierno.

¡Mientras me quede voz,

no han de callar mis muertos!

Por todos ellos y por todos nosotros que tanto tuvimos que callar y que aguantar,

¡No lo dejéis!

¡Seguid luchando!

Gracias

Hilda Farfante Gayo

Advertisements